Vacaciones y prevenir el aumento de peso

Vacaciones y prevenir el aumento de peso

Durante las vacaciones, las prioridades suelen cambiar: La comida suele consumirse más por placer, suele aumentar la percepción de desconexión hacia el ejercicio, los horarios cambian, los snacks no saludables entre horas aumentan y las presiones sociales también influyen en nuestros comportamientos.

10 medidas para cuidarte mientras estás de vacaciones.

Por ello, te propondremos 10 medidas para implementar o para tener en cuenta durante las vacaciones para seguir disfrutando a la vez que cuidas tus hábitos. Estas medidas son las siguientes:


1. Planifica con antelación las comidas que vayas a realizar fuera . El día siguiente a las comidas que realices fuera vuelve a tus hábitos normales. No hace falta compensar nada.

2. Cocina más en casa. Comer fuera te expone más a imprevistos ya que la oferta alimentaria puede no ser interesante para comer habitualmente. Si comes fuera, elige con anticipación.


3. Incorpora vegetales suficientes y la ración correspondiente de proteínas en todas las comidas tanto en las que comas en casa como fuera de ella. Esta combinación proporcionará una alta densidad nutricional y una baja densidad energética.


4. Reduce los picoteos entre horas y decántate por una menor frecuencia de comidas, pero más grandes. El ayuno intermitente también puede ser un aliado en la prevención del aumento de peso al ser un facilitador natural de la reducción de la frecuencia de comidas (recuerda que en el curso puedes aprender todo lo necesario sobre él).5. Cambia el entorno en el que realizas las reuniones. Cambia las localizaciones que favorecen el sedentarismo por localizaciones que favorecen la actividad.


6. Disfruta de la compañía de otras formas que no sean exclusivamente alrededor de una mesa.


7. Intenta aumentar la frecuencia con la que realizas actividades. En el verano, existe un factor limitante: el calor. Por ello, intentar realizar actividades en las primeras horas de la mañana (8-10h) o a últimas horas de la tarde (19-23h) puede ser necesario. Si no te gusta el deporte en interiores que practicas en invierno como el gimnasio, puedes cambiar por actividades de agua o de arena entre otros muchos.


8. Reduce las fuentes de calorías líquidas. Algunas son obvias como el alcohol o los refrescos, pero otras pueden pasarse más por alto. Ten en cuenta que no sacian y aportan una elevada cantidad de energía. Hidrátate con agua, café con hielo o leche.


9. No menosprecies el descanso en verano. Intenta mantener unos horarios de descanso. Mantén la habitación fresca durante la noche, intenta despertar con el amanecer (esto también te ayudará a aprovechar mejor el día), reduce la exposición a luces de pantallas durante la noche (cambia pantallas por libros) y evita los estimulantes en el horario de tarde-noche (café por la mañana y descafeinado por la tarde).


10. Mantén un autorregistro de las medidas corporales y de las kcal consumidas. Si lo haces durante el año cuando tus hábitos son mejores ¿Por qué no ibas a hacerlo en verano como una forma de controlar el aumento de peso?

Esperamos que estos consejos te ayuden, Si necesitas ayuda profesional para no pasarte estas vacaciones, ¡ponte en contacto con nosotros!

Deja una respuesta